jueves, 1 de noviembre de 2007

M-101- LAS VENTAJAS QUE OFRECE EL CIERRE TIPO "RODILLERA" EN LAS PRENSAS DE INYECCIÓN.

El sistema denominado "cierre a rodillera" es ampliamente utilizado en prensas de inyección desde 140 hasta 800 toneladas de fuerza de cierre.
Este sistema tiene ventajas respecto al sistema denominado "cierre hidráulico", de mayor espectro de utilización. Practicamente para prensas de 800 toneladas de fuerza de cierre hacia arriba, el sistema empleado es el de cierre hidráulico.
Existen en la actualidad, constructores de prensas que están volviendo a emplear el cierre a rodillera para prensas de 2000 toneladas hasta 3000 toneladas de fuerza de cierre.
Cabe señalar que prensas con cierre a rodillera de tales dimensiones (hasta 3.000 toneladas) no se pueden fácilmente localizar en el mercado. Asi mismo, ésta es una decisión inusual, ya que habitualmente se proponen prensas en versión cierre hidráulico. En este caso el conjunto de cierre a rodillera ha sido elegido por diferentes razones. A continuación se realizan algunas consideraciones sobre las ventajas ofrecidas.
Antes de todo es oportuno evidenciar que el conjunto de cierre a rodillera es formado por un sistema de bielas que, gracias al principio de varillaje y mediante un cilindro hidráulico, permite de multiplicar la fuerza que ha sido aplicada. Las prensas con cierre a rodilllera ofrecen entonces un notable ahorro energético, ya que la aplicación de una fuerza relativamente pequeña permite conseguir una elevada potencia de cierre, justamente por el efecto multiplicador de la rodillera.
Al considerarse los parámetros característicos de la unidad de cierre de una prensa convencional como lo es la fuerza de cierre nominal, el máximo recorrido del plato móvil y las distancias entre las columnas, la relación entre la energía aplicada y el resultado final en el molde -es decir la fuerza de cierre- puede ser incluída entre 1/20 hasta 1/24. Podemos expresar lo anterior diciendo que si aplicamos una fuerza equivalente a 100 toneladas en el cilindro de accionamiento, por el efecto multiplicador de la rodillera, obtenemos sobre el molde una fuerza de cierre entre 2.000 a 2.400 toneladas. Esto ya es una gran ventaja frente al sistema hidráulico directo puro.
Un cilindro oleodinámico sujetado a la cabeza o a la placa de reacción permite de activar la parte central -llamada "cruceta"- a fin de poder conseguir el acercamiento del molde. Al acabarse la fase de acercamiento, la presión en el cilindro oleodinámico alcanza el valor máximo que permite conseguir la fuerza necesaria.
El conjunto de cierre a rodillera, entonces, es particularmente seguro, sobre todo durante la fase de cierre. Otras ventajas son representadas por la posibilidad de conseguir movimientos veloces y por el tipo de mantenimiento mínimo que necesita, que es mucho más simple que la de las prensas con cierre hidráulico.
En sintesís, el conjunto de cierre a rodillera ofrece las siguientes ventajas:
- rápidos movimientos de cierre/ apertura (esto favorece la disminución del tiempo de ciclo).- cilindros hidráulicos de pequeñas dimensiones.- mantenimiento constante de la fuerza de cierre, también al terminarse la fase de cierre.- facilidad de montaje del extractor oleodinámico, gracias al espacio disponible.
Este tipo de prensa es normalmente muy utilizado para piezas que no necesitan recorridos muy largos; por dicha razón son ampliamente utilizadas en los sectores urbanístico, automovilístico y de los grandes electrodomésticos (blanco). Cuando una pieza inyectada tiene gran "profundidad", puede optarse por prensas con sistema hidráulico las cuales nos proporcionan mayor distancia de apertura entre los platos, con una mayor carrera para la expulsión del producto.

Autor: Ing. Elvio González

Fuente: Consultoría Industrial en base a información propia.